¿Qué hacer en caso de mobbing?

img

¿Qué hacer en caso de mobbing?

El reconocimiento del problema de acoso laboral es tan solo el primer paso para hacer algo al respecto y comenzar a hacer cambios significativos en la vida de la víctima.

Hace unos días escribimos “20 señales de acoso laboral o mobbing” para poder identificar el problema si es que vivimos una situación de este tipo, ya sea siendo la víctima o presenciarlo. Si aún no lo haz leído te invitamos a leerlo.
Ahora bien, en este artículo hablaremos de como afecta este problema en la vida de la víctima y que podemos hacer para ayudar.

En casi todos los casos de acoso se tiende a minimizar el problema, desde los compañeros de trabajo hasta la propia empresa, ya que se sigue en negación de este tipo de realidades. Casi siempre se acompaña al problema con frases como “seguro tuvo un mal día”, “está exagerando”, “ni aguanta nada”.

Sin el reconocimiento del problema, la víctima tiende a disminuir su autoestima y termina por creer que no vale nada, que es paranoico, que seguro fue culpa suya o es normal que le traten mal.

Reconocer el problema

Además de la negación del problema existen justificaciones a la conducta del acosador que debemos evitar, como el “el se lo buscó”. Esta frase hace responsable a la víctima, afirmando que es verdaderamente merecedora del mal trato y abusos. El minimizar el problema diciendo que el acosado es exagerado también ocasiona problemas emocionales, físicos y sociales en la vida de la víctima. Todo esto hace que la víctima termine por aceptar su rol de acosado y no reconoce lo sucedido ni el problema, no busca ayuda y termina por renunciar a su puesto laboral.

Reconocer el problema no es signo de debilidad, sino todo lo contrario. Reconocerse como víctima es una muestra de fuerza increíble y es el primer paso para empezar a cambiar el patrón.


Buscar ayuda

Muchas personas se vuelven conscientes de la situación en la que se encuentran gracias a platicas objetivas con amigos o familiares que les hacen ver la posición en la que están. Otras veces la terapia psicológica comprenden cuáles son los sucesos que les han llevado al desequilibrio emocional en sus vidas.

No está de más repetir que el reconocer que una persona externa ha hostigado por largos periodos de tiempo y esto nos ha debilitado no es signo de debilidad o vulnerabilidad. Reconocer el problema es valiente y demuestra que se quiere dejar de recibir agresiones que nos causen desequilibrio emocional, físico y social.

Buscar ayuda es fundamental, pues sin ella no habrá fin al acoso laboral o “mobbing”. Ponerse en contacto con profesionales como psicólogos o abogados es muy importante para que el abuso termine y a víctima deje de sentirse culpable.

Recuerda, ¡no estás solo! Nuestros abogados pueden ayudarte en tu caso de acoso o discriminación en el trabajo. Tenemos muchos años de experiencia en el ámbito laboral así que si sientes que tienes un problema de mobbing o conoces a alguien que necesite ayuda, contáctanos al  312-683-9400 para hablar con un agente para una consulta gratuita.